Turismo

Rafael Caballero Jiménez
Pza. De la Constitución, 1. Ayuntamiento de Almuñécar. Planta baja
Lunes a viernes: 9:00-14:00
rcaballero@almunecar.es -- -- -- -- -- --

Almuñécar está situada a unos 84 Km. al sur de Granada y constituye la capital turística de la Costa Tropical que se extiende desde el final de la Costa del Sol malagueña hasta el límite de la Costa de Almería.Puesta de sol

Por carretera se encuentra a 140 Km. de Almería CN-340, a 84 Km. de Granada y su aeropuerto CN-323, a 70 Km. de Málaga CN-340. y a 500 Km. de Madrid A-IV y N-323
Por su clima privilegiado de suaves temperaturas durante todo el año, y su situación al pie de un fértil valle tropical arropado por las sierras granadinas, Almuñécar es uno de los destinos turísticos más solicitados de la costa andaluza.
La denominación Costa Tropical no es pura casualidad, pues aquí el sol alumbra durante más tiempo que en ningún otro lugar de Europa. Puesta de solLos inviernos son cortos y los veranos más largos suelen mezclarse con la primavera y el otoño respectivamente. Pero la climatología en Almuñécar es bastante más variada. Esta peculiar zona de la costa posee un microclima que es único en el país, lo que justifica el nombre de Costa Tropical. En realidad es un clima subtropical por la humedad existente.

La agradable brisa del mar hace que el bochornoso calor desaparezca, también la cadena montañosa que bordea del litoral protege del frío del invierno. El Mediterráneo actúa a su vez de termostato y así no se notan los cambios bruscos de temperatura. En conclusión, las temperaturas son suaves y moderadas.

APROXIMACIÓN HISTÓRICA

La historia de Almuñécar se inicia hacia el año 1500 a.C , con la presencia de las gentes de la cultura argárica de la Edad de Bronce. Con el paso del tiempo el municipio ha sido un enclave codiciado por numerosos pueblos desde los albores de la historia.

Puesta de sol
Llamada Ex por sus primeros colonizadores, los fenicios, durante el periodo romano se convertiría en la floreciente ciudad Firmun Iulium Sexi, que exportaba a todo el imperio salazones de pescado y el preciado “Garum” (pasta similar a lo que hoy se conoce como paté obtenida por maceración y fermentación en salmuera de los despojos del pescado- vísceras, etc.).

De su pasado fenicio-púnico dan fe la Necrópolis Laurita y la de Puente de Noy, mientras que de la Sexi romana se conservan monumentos como el imponente Acueducto, los Columbarios de La Torre del Monje y La Albina, la Factoría de Salazones del Majuelo o la Cueva de Siete Palacios, sede del Museo Arqueológico. Así mismo los árabes han dejado en la localidad una impronta imposible de borrar. por ejemplo el nombre actual de Almuñécar proviene de la denominación árabe Al-Munekab, que. según algunos expertos significa fortaleza en la colina. Entre las estrechas e intrincadas calles del casco histórico, con sus casas encaladas, aún puede respirarse la esencia de la Almuñécar andalusí, cuyos pobladores fueron testigos del desembarco de Abd Al-Rahman I, fundador del Emirato Omeya, en el año 755. Las torres vigía que jalonan el litoral sexitano y el Castillo de San Miguel que se yergue coronando la población son herencia de los casi ochocientos años de presencia musulmana en la zona.

Los cristianos edificarían la Iglesia de la Encarnación, el Pilar de la Calle Real, y ya a mediados del siglo XIX se construiría el Palacete de la Najarra, edificio neo-árabe que alberga la Oficina Municipal de Turismo, y más recientemente las esculturas que embellecen la población, entre otras, el Monumento a Abderramán I, el Monumento a los Fenicios o la Puerta de Almuñécar en honor a Blas Infante, padre del andalucismo.